Un reto incomodo para el Ministerio de inmigración de Quebec

El año 2019 comenzó con un gran reto para el nuevo gobierno de Quebec, específicamente en materia de inmigración.

Recientemente el ministro de Inmigración de la provincia, Simon Jolin-Barrette reveló una cifra que dejó a muchos sorprendidos: más de 18.000 solicitudes de trabajadores calificados no han sido procesadas y siguen en espera.

Lo que es peor: algunos de estos documentos datan desde el año 2005, según reveló el ministro a la cadena pública Radio-Canada.

Jolin-Barrette dijo no conocer en detalle las causas que hicieron que esta situación llegara hasta este punto. Lo cierto es que estas cifras obligarán al gobierno de la Coalition Avenir Québec, a tomar medidas especiales para buscar una solución al tema del inventario de solicitudes.

“Son solicitudes que tienen que ser tratadas, para conocer si estas personas se califican para venir a Quebec”, señaló el ministro.

El problema principal es que esta sobrecarga del sistema se une a la ya polémica decisión del gobierno actual de la provincia de reducir los niveles de inmigración para el año 2019. Jolin-Barrette ha dicho que las solicitudes en espera deben ser tratadas, lo cual podría reducir significativamente la cantidad de nuevos casos que serán procesados en los próximos meses.

Según las cifras de Radio-Canada, en la actualidad el Ministerio de Inmigración de Quebec tiene la capacidad de procesar unas 600 solicitudes por mes. El ministro, durante la entrevista, no cerró la puerta a aumentar los recursos de su ministerio para intentar hacer frente a la situación.

Sin embargo, el resolver los casos en espera, muchos de los cuales podrían finalmente no ser aceptados, o sus dueños simplemente decidieron abandonar sus planes de venir a Quebec, tomaría varios años, tomando en cuenta las capacidades actuales del aparato del Estado.

Uno de los problemas es que representa esta situación es que las 18.139 solicitudes que están en espera se traducen en una mayor cantidad de personas. En líneas generales se dice que cada solicitud está compuesta de tres personas en promedio (el solicitante principal, su pareja y un hijo). Si se toma esta cifra, en total serían cerca de 54.000 personas que esperan una respuesta sobre su proceso de inmigración hacia Quebec.

Esta cifra es mayor al número de inmigrantes que la provincia venía recibiendo de forma anual, en los últimos años.

El ministro Jolin-Barrette espera tener una solución al problema en los próximos meses.

Foto: Captura de pantalla / Radio-Canada

Comparte ésta Noticia, Selecciona tu Plataforma!