¿Qué cambios se esperan en inmigración con el nuevo gobierno de Quebec?

La provincia de Quebec tiene un nuevo gobierno. La Coalition Avenir Québec (CAQ), liderada por François Legault, dirigirá un gobierno mayoritario por los próximos cuatro años.
Uno de los temas que más atención generó de la campaña electoral fue justamente la posición de Legault y su partido en torno a la inmigración. Y eso nos da una idea de lo que se podría esperar de esta provincia canadiense en los próximos años en materia migratoria.
Aquí lo analizamos:
De los cuatro partidos principales, las propuestas de Legault en cuanto a la inmigración fueron, de lejos, las más polémicas. No sólo el líder de la CAQ anunció su intención de reducir los niveles de inmigración, sino que renovó algunas de las ideas que tanto debate generaron en el año 2012 con la llama Charte des valeurs del Parti Québécois.
Por un lado, el nuevo primer ministro dijo que reducirá a 40.000 el número de inmigrantes que llegan cada año a Quebec, lo que representa un 20% menos de los 50 mil que venían llegando cada año.
Su argumento principal es que la provincia no está logrando integrar a sus nuevos residentes, por lo que es necesario reducir la presión en el sistema mientras se trabaja en ideas para mejorar el proceso.
Tanto el Partido Liberal, como Québec Solidaire, se mostraron en contra de esta postura. Además, el sector económico y empresarial de la provincia señaló durante la campaña que reducir los niveles de inmigración podría tener un gran impacto negativo y podría generar aún más carencia de mano de obra.
El “test” de la CAQ
Más allá de las cifras, la propuesta del nuevo gobierno que más críticas generó es su llamado “examen de conocimientos de los valores quebequenses”. Legault propone que todos los inmigrantes, luego de tres años, tengan que pasar una prueba de francés y de “valores”.
Esto con el objetivo, según el nuevo primer ministro, de que los inmigrantes hagan un esfuerzo por integrarse, al idioma de la mayoría, pero también a sus valores.
¿La consecuencia si no aprueba esta prueba? La CAQ dice que quienes no cumplan este requisito perderán su residencia en Quebec, y “podrían” ser expulsados del país si el gobierno federal así lo decide.
Sin embargo, esta propuesta podría pasar a la historia como una simple promesa de campaña populista, por varias razones. Por un lado, lo que Legault define como valores podría ser muy ambiguo, lo cual permitiría a muchas personas a poner en duda la legalidad de este “test” frente a los tribunales.
Por otro lado, si bien el gobierno de Quebec tiene potestad para elegir a sus inmigrantes, su jurisdicción se limita a la selección, por lo que quitar la residencia permanente a una persona podría terminar siendo muy complicado desde un aspecto legal.
Un posible resultado de este debate podría ser que lo complejo de las propuestas de la CAQ, así como los retos legales que enfrentará, terminen retrasando su aplicación y la provincia se encuentre nuevamente en elecciones dentro de cuatro años, sin que muchas de estas propuestas hayan sido aplicadas.

Comparte ésta Noticia, Selecciona tu Plataforma!